beneficios del aceite de oliva

Beneficios del aceite de oliva

Antes de comenzar a hablar de los beneficios del aceite de oliva, comencemos simplemente mencionando qué es. Se define como un aceite de origen vegetal cuyo uso principal es culinario. Este se obtiene del fruto del olivo, conocido como oliva o aceituna.

La pulpa de la aceituna contiene un alto porcentaje de aceite, las tres cuartas partes de esta. El aceite se obtiene específicamente de aceitunas maduras, cuando las mismas se encuentran entre los seis y ocho meses de maduración, porque en ese tiempo, alcanzan la mayor cantidad de aceite.

Es un producto que tiene una gran cantidad de usos y aplicaciones, pero ¿qué beneficios para la salud aporta el aceite de oliva? Es lo que responderemos en este post, enumerando a continuación todos esos aspectos positivos que dicho aceite brinda a nuestro organismo.

Principales beneficios del aceite de oliva para la salud

Controla los niveles de colesterol

Regula la cantidad de grasa en el organismo, eliminando los excesos del colesterol “malo”. El tipo de aceite más recomendado es el extra virgen, debido a que, este tipo de aceite presenta una composición nutricional que lo hace muy beneficioso y además, gracias a su alto contenido de ácido oleico, permite mantener saludable al corazón.

Favorece la circulación

Disminuye en un 66% el riesgo de enfermedades circulatorias en las extremidades. Igualmente contribuye a reducir el riesgo de padecer presión arterial alta.

Fortalece el sistema inmunológico

Por su alto contenido en antioxidantes y otros nutrientes esenciales, contribuye a fortalecer las defensas de nuestro organismo, brindando así, una protección de calidad contra las enfermedades que nos rodean y que siempre están latentes para poner en riesgo nuestra salud.

La diabetes

El consumo continuo de este aceite disminuye la diabetes tipo II hasta en un 50% de los casos. Esto porque las grasas saludables que contiene, se encargan de equilibrar el azúcar en el cuerpo así como, la cantidad de insulina que este produce.

Protege a tu cerebro

Es un buen aliado para combatir el deterioro cognitivo. Consumir el extra virgen protege la memoria así como, la capacidad de aprendizaje, esto es posible por las grasas saludables que contiene. Generándose así, el retraso o el impedimento de la aparición de enfermedades que causen deterioro mental, como el alzhéimer por ejemplo.

Dolores articulares

Tiene una gran acción antiinflamatoria, la cual permite reducir los dolores que se asocian a las articulaciones y a los músculos. Hay varios estudios que confirman esto.

Todo esto señala, como se puede observar solo aspectos positivos y totalmente benéficos del consumo del aceite obtenido del olivo, por lo que, no está demás decir que si no lo consumes regularmente, lo mejor es que comiences cuanto antes a incluirlo en tu dieta diaria.

Propiedades del aceite de oliva extra virgen

Este preciado oro líquido para muchos chef es uno de los ingredientes más utilizados en la cocina, debido a su suave sabor así como, las múltiples propiedades del aceite de oliva virgen que favorecen indudablemente la salud de cualquier persona. Te recordamos concretamente sus propiedades más aprovechadas a nivel mundial.

Propiedades adelgazantes

Estas propiedades especiales son muy valoradas por la gran cantidad de personas que desean perder peso con una alternativa natural y muy accesible.

Propiedades anticancerígenas

Permite a quienes lo consumen ser menos propensas a padecer cáncer.

Propiedades antiinflamatorias

Reduce el dolor asociado a las articulaciones y los músculos.

Aliado de la belleza

Los nutrientes que lo componen contribuyen a eliminar el encrespado, ayudan a regenerar el cabello y aumentan el brillo, también, es visto como un muy buen hidratante natural para la piel.

Y no podemos olvidar del aceite de oliva propiedades curativas dentro de las cuales se encuentra su aporte en la lucha contra la diabetes.

Qué nutrientes contiene el aceite de oliva

100 gramos de este aceite contiene, de manera resumida el siguiente valor nutricional:

  • Grasas saturadas presentes en 14,30 g.
  • Grasas monoinsaturadas 73 g. Siendo la mayoría ácido oleico.
  • Grasas poliinsaturadas 8,20 g.
  • Vitamina E. 5,10 g. Lo cual representa el 43 % de la cantidad que se recomienda consumir diariamente.
  • Vitamina K. 49,60 ug. El 66 % de la cantidad que se recomienda tomar al día.
  • Hierro 0,40 mg.

Pero el tan apreciado aceite extraído del olivo, realmente concentra su máximo esplendor en su contenido de antioxidantes. Estas sustancias son biológicamente activas y algunas contribuyen a luchar contra serias enfermedades.

Componentes del aceite de oliva

Ácidos grasos (monoinsaturados). Principalmente el ácido oleico, responsable del incremento del colesterol HDL, considerado como bueno para el organismo. Además no permite que las lipoproteínas se oxiden. Muy importante, pues esto causa enfermedades cardiovasculares.

Ácidos grasos (saturados). Dentro de estas podemos mencionar el ácido palmítico y el ácido esteárico, cuya ingesta en alta cantidad puede ocasionar la aparición del colesterol considerado como perjudicial. Sin embargo, cabe resaltar que, la cantidad que encontramos aquí es muy baja, de un 11% y 2,2 % respectivamente, por lo cual, no hay de qué preocuparse si su consumo no es exagerado.

Ácidos grasos (poliinsaturados). Estos conforman el 8,4 % del aceite, son considerados como grasas saludables porque contribuyen con el crecimiento celular y el buen funcionamiento del cerebro.

Otros de los componentes son tocoferoles o vitamina E, fitoesteroles, betacarotenos o provitamina A, polifenoles y oleocanthal entre otras sustancias en menor cantidad cuya acción dentro del organismo es de gran utilidad como vitaminas y antioxidantes naturales.

De igual manera también se encuentran diversos compuestos fenólicos, como el ácido gálico, el vanílico y el cafeico.

Estas sustancias no se encuentran en ningún otro aceite de origen vegetal y una vez que se aplica el proceso de refinado, desaparecen. La concentración de dichos compuestos dependerá de una serie de factores entre los que se encuentran: el tipo de aceituna que se emplea para la obtención del aceite, su grado de maduración, el método o técnica empleada para la elaboración y conservación del aceite, entre otros.

Estos compuestos fenólicos se suman a la acción antioxidante de la vitamina E y tienen un efecto antiinflamatorio.

Indudablemente es de gran importancia incorporar cuanto antes este elemento en nuestra alimentación diaria.

Vota este post